Cara y fatigosa la Movilidad en la Ciudad de México

La movilidad en la Ciudad de México, ha dejado al peatón y al transporte público en segundo lugar, privilegiando a los automóviles particulares.

Los usuarios del transporte público califican el servicio de las unidades como sucio, tardado, e incluso inseguro, mientras más alejados del centro se ubican sus viviendas, más gastan en transporte para llegar a sus centros de trabajo y escuelas. Dejando tiempos excesivos de traslado y eso sin tomar en cuenta los contratiempos que generan las opciones alternativas para desplazarse en las calles: las motos, bicicletas y patines eléctricos.

“Las ciudades mexicanas no han priorizado la movilidad de las personas y le han dado más importancia al flujo de automóviles, lo que genera mayor congestión”, revela Fátima Masse, vocera del IMCO.

El estudio plantea que a mayor crecimiento del parque vehicular, mayor es la dispersión territorial y el aumento de la mancha urbana.

A decir de la especialista, el modelo actual de desarrollo urbano en la capital, excluye a gran parte de la población de las zonas mejor conectadas, con mayor oferta laboral y desarrollo económico y declaró que el crecimiento económico y la equidad social difícilmente se alcanzan en una ciudad con más autos, por lo que hizo un llamado a los gobiernos locales para crear planes de movilidad que incluyan y posicionen en primer lugar a los peatones.

“Cada vez es más difícil vivir en zonas centrales que disponen de servicios y acceso al transporte, ya que las rentas de viviendas en colonias aledañas a estaciones de Metro son muy altas. Por ejemplo, las rentas (cercanas a estaciones) en la línea 3 del Metro, van desde 6 mil pesos (Indios verdes) hasta 22 mil pesos (Coyoacán).