Londres, Reino Unido

En ningún otro lugar del mundo hay tantos peatones en movimiento como en Oxford Circus en Londres.

La ciudad ha respondido a las multitudes rediseñando esta plaza basándose en el tráfico inteligente y la orientación peatonal.

La antigua red de metro también ha sido digitalizada. En el caso de ambos proyectos, lo que ayudó a la ciudad fue la penetración de los teléfonos inteligentes entre la población. En el pasado, el enorme flujo de turistas y personas que se dirigían al trabajo solo podía reorganizarse con la ayuda de máquinas expendedoras de tickets.

Hoy en día, estas masas de personas suministran datos que Londres utiliza constantemente para optimizar el tráfico peatonal. Sobre el suelo en Oxford Circus, por ejemplo:

Las aceras y los cruces de calles se optimizaron utilizando modelos digitales.

La ciudad es muy abierta sobre el uso de los datos, e incluso existe un nombre para el programa: Smarter London Together.