El objetivo no es otro que conseguir que la bici deje de ser un elemento para el ocio y el deporte y se convierta en un medio de transporte diario para movernos por la ciudad de la manera más saludable y económica, pero también de la forma menos contaminante y más ecológica porque, según los expertos, nuestra salud y la de las próximas generaciones está en juego.